Facilita…Qué?

No me dejo de sorprender y no me canso de curiosear y aprender, así que hace un mes comencé unos talleres que me permitirán ser más eficiente en la gestión de personas, y que tiene entre otros objetivos el desarrollo de talento y la optimización en el funcionamiento de equipos de trabajo, el curso de Facilitador.

Curiosamente, no me ha sido fácil explicarles a quienes me preguntan, y no son “del palo” como decimos aquí a quienes no comparten intereses comunes, de que se trata el curso que realizo, más allá que tampoco a quienes “son del palo” les es muy familiar el rol del facilitador.

Hace unos días, compartí un video muy sencillo, que hizo que muchas personas se interesaran en el tema y que vuelvo a compartir al final de este post.

Para la siempre accesible Wikipedia, un facilitador es la persona que ayuda a un grupo a entender los objetivos comunes y contribuye a crear un plan para alcanzarlos sin tomar partido, utilizando herramientas que permitan al grupo alcanzar un consenso en los desacuerdos preexistentes o que surjan en el transcurso del mismo.

El término como tal parece surgir en el 2000 y autores de la década posterior proponen estas definiciones.

Michael Doyle – El facilitador es un individuo que permite a grupos y organizaciones trabajar de forma más efectiva; a colaborar y lograr sinergia. Un facilitador es imparcial, no toma partido y abogando por uno u otro punto de vista en la reunión, con una metodología justa, abierta e incluyente, puede alcanzar las metas de grupo.

Sam Kaner – El trabajo del facilitador es apoyar los mejores pensamientos y prácticas en todos los participantes de un grupo. Para lograrlo, el facilitador promueve la máxima participación, el entendimiento mutuo y cultiva las responsabilidades compartidas. Incitando a todos a lograr sus más logrados pensamientos, permite a los miembros de un grupo buscar soluciones inclusivas y a construir acuerdos sustentables.

Martin Carnap establece que Los objetivos de la facilitación consisten en lograr que el diálogo entre personas y grupos sea eficiente, eficaz, significativo, productivo, integrador, formativo, motivante, creativo y placentero… Los facilitadores orientan a acuerdos y decisiones consensuadas hacia acciones necesarias, respetándose e incluyendo en el proceso todos los puntos de vista, inclusive el apoyo especializado cuando se requiere.

Dados los diversos ámbitos en el que se desarrollan actividades de grupo (educativo,  organizacional, etc.) tanto con objetivos a corto como a largo plazo, los facilitadores desarrollan herramientas y habilidades específicas de aplicación a los mismos.

Una de las habilidades más importantes de un facilitador es la observación y su acción más crítica es la de saber guiar. Nunca es el protagonista, simplemente acompaña brindando las formas adecuadas para que el equipo y las personas logren el mejor resultado. Las personas van descubriendo y desarrollando sus fortalezas y reconociendo y gestionando sus debilidades sin que haya más mérito en el facilitador que el dirigir la atención y proponer la acción.

A la hora de gestionar reuniones hará uso de las mejores prácticas o sea, de conjunto coherente de acciones que han rendido buen o excelente servicio en un determinado contexto, asumiendo que en contextos similares arrojen resultados similares

Debe saber gestionar el tiempo y respetar una agenda previamente pactada así como también elaborar un registro de los temas tratados y los posibles acuerdos alcanzados.

Propondrá dinámicas de grupo para poder gestionar el comportamiento grupal así como el de cada uno de los participantes. Estas permiten, en un ámbito descontracturado (de diversión o gamificación), estimular la emotividad, la creatividad e incentivar la interrelación o dinámica entre los diferentes integrantes del equipo.

Adicionalmente, el facilitador debe contar con habilidades para manejar discusiones estructuradas así como informales, gestionar los debates para que transcurran en los términos pactados por el grupo, animar a la participación a personas reticentes a hacerlo y gestionar situaciones o personas conflictivas.  Cuando no es sencillo un consenso, debe saber intervenir planteando dinámicas que evidencien las diferencias dentro del equipo estableciendo pautas que permita resolverla.

Es importante que el facilitador tenga un conocimiento suficiente del contexto en que se desarrolla el equipo, los temas que le son propios y las características fundamentales de personalidad y actitud de los participantes en el mismo para poder actuar animando el debate interno en lugar de frustrarlo. De aquí la importancia de la observación y del saber hacer las preguntas adecuadas a las personas adecuadas y en el momento adecuado.

Hasta aquí lo que en este primer mes me han permitido conocer sobre el rol de facilitador la Dra. Lucía Corradi y el Ing. Carlos Moreno quienes con gran generosidad nos guían y acompañan en una aventura experiencial, a quienes agradezco la oportunidad de poder incorporar una nueva habilidad vivencial y de la que dentro de unos pocos meses más espero saber explicar y aplicar de manera solvente.

Espero disfruten des este video que de forma menos curricular y teórica permite acercarse al concepto práctico en solo cuatro minutos

Muy buen fin de semana!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s