Crónica de una muerte anunciada………La educación en Uruguay.

Imagen

Quiero reflexionar un poco sobre un pedacito de la realidad de este mi pequeño y querido país, la República Oriental del Uruguay, situada en América del Sur sobre el océano Atlántico y con una extensión  de 176.000 m2. limitando al oeste con la República Argentina y al este con la República Federativa de Brasil.

Originalmente poblado por unos pocos indígenas que apenas sobrevivieron al embate conquistador europeo no dejando legado cultural alguno, desarrolló una cultura cuya base provenía fundamentalmente en una comunión de las corrientes culturales de los inmigrantes (mayormente españoles e italianos) y posteriormente una fuerte incidencia de la corriente intelectual hispano-francesa.

En la época colonial la educación estuvo a cargo de la iglesia católica, que habiendo llegado de la mano de los conquistadores con los primeros inmigrantes colonizadores de esta tierra aplicó su estrategia de evangelización y formación,  rol que asumió históricamente en la época de colonización de nuestra América y otros continentes

Aquellos estudiantes que provenían de familias con “buen pasar”, terminada la educación básica inicial solían viajar a Europa, meca de los intelectuales a profesionalizarse.

Sobre 1876, Don José Pedro Varela, uruguayo, periodista y político nacido en una familia de clase media alta y católica, primo del sacerdote, político, y botánico Dámaso Antonio Larrañaga, tiene la oportunidad de ir a Europa y Estados Unidos, volviendo con ideas y convicciones que darían origen a nuestra escuela pública y sus fundamentos. La misma se basa en la educación gratuita, laica y obligatoria para todos los habitantes del país.

En sus libros “La Educación del Pueblo” y “La Legislación Escolar” Varela expone su concepción, considerando a la educación como base de la democracia y como la gran igualadora de las diferencias sociales.

Otra contribución importante de destacar en nuestros orígenes de nuestra educación formal fue la de Enriqueta Compte y Riquemaestra nacida en Catalunya y quien llega a Uruguay siendo muy niña. Fundando el primer jardín de infantes en 1982 nos otorga la calidad de precursores en materia de educación preescolar en América Latina.

Hoy en día conviven la institución pública y la privada brindando una amplia gama de opciones de formación curricular y extracurricular tanto a nivel de enseñanza primaria, secundaria como terciaria.

En el 2006 el Instituto de Estadística y Censo determina un índice de alfabetización de 97.6% de la población, siendo uno de los mayores de América Latina.,

En cuanto al contexto  político en la que se desarrollo nuestra base y crecimiento en el ámbito de la educación cabe señalar que José Pedro Varela realiza la reforma de la educación durante la dictadura militar del coronel Lorenzo Latorre, quien le ofrece el cargo de Director de Instrucción Pública, siendo su rival político, primero rechaza la oferta pero luego la acepta presentando el proyecto de la misma en 1986 que es convertido en ley al año siguiente.

Posteriormente se han sucedido en el país gobiernos democráticos hasta el gobierno de facto que se instauró en el año 1973 y rigió la vida de este país hasta el año 1985. Desde entonces hasta hoy la democracia ha sido ejercida tanto por gobiernos de derecha como de izquierda.

 En cuanto al contexto económico y social, Uruguay ha pasado de ser un país con grandes extensiones de tierra destinadas a la ganadería extensiva, exportador de bienes de origen animal a ser un país donde una gran porción de su PBI proviene del sector servicios, fundamentalmente el financiero y el turismo y sus ramos anexos. Inmerso en la globalización mundial y con alto índice de acceso a la tecnología y bienes de consumo. Con una economía creciente y con poca incidencia sobre la misma de las últimas crisis mundiales. Bajo nivel de desempleo y atractivo mercado para la inversión extranjera.

 En cuanto a características demográficas con una población apenas superior a tres millones de pobladores (3.286.000), una tasa de crecimiento de 0.19%, y un promedio de 1.9 hijos por núcleo familiar.  Hay una importante participación  de la mujer (que contribuye 52.7% a la población total) en la población económicamente activa con un 54.9%  y un  creciente predominio de familias monoparentales.

 El índice de Desarrollo Humano (IDH) para el 2010 alcanzaba un promedio de 0.78% este índice considera la esperanza de vida al nacer, el PBI per cápita y la educación.  

Y hasta por aquí esta breve reseña histórica y pantallazo de información para quienes no conocen las características de este mi país y el estado  anterior de nuestra “salud educativa” y su contexto.

 Nuestra educación está enferma, y creo que ha sucedido lo que pasa en todos los órdenes de la vida de un individuo.

“Como no me duele nada, como no siento nada, todo está bien” Entonces, no hay de qué preocuparse.

Aún cuando alguien nos observe y comunique “ Tienes el … hinchado!….”Estas muy palido….. “, pues nada, si nos sentimos bien, estamos bien,

Aún cuando me duele un poco el costado derecho… “Ha de ser que me dormí recostado sobre ese lado…”

De estar enfermos nada. No nos gusta, no lo queremos y menos aún lo necesitamos.

Hasta hace unos pocos años la cultura de los uruguayos implicaba no solo la superación de las pruebas internacionales de evaluación sino el reconocimiento mundial a través de organizaciones y organismos, que acogieron a los uruguayos en base a su formación y competencias.

De acuerdo al Sr. Guillermo Montt, especialista de la Dirección de Educación en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) tras los magros resultados obtenidos en las pruebas PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes)

Uruguay ha mostrado importantes mejoras en cobertura educacional en la década. Si el 74% de los alumnos de 15 años estaba escolarizado, en el 2012 ese porcentaje aumentó al 85%. Ahora que Uruguay comienza a asegurar altos índices de cobertura, el foco debe estar en asegurar altos niveles de calidad”….”Más de la mitad de los alumnos de 15 años de Uruguay no logra los niveles básicos de competencias en matemáticas, y solo poco más de un 1% se encuentra en los niveles más altos. Esto debe ser materia de preocupación tanto porque una gran proporción de alumnos (y futuros ciudadanos y trabajadores) no sabe aprovechar las herramientas matemáticas para solucionar problemas muy simples y muy pocos pueden usar las matemáticas para problemas complejos. Una historia similar ocurre con lectura y ciencias, por lo que esto invita a pensar en qué medida el sistema educacional está entregándole a todos sus alumnos las herramientas para que se desenvuelvan de manera efectiva en el mundo social y económico.”

Y aquí vamos a la realidad de la educación en Uruguay hoy, de acuerdo a información brindada por el  MEC (Ministerio de Educación y Cultura).

Algunos datos relevantes:

Promedio de repetición en 1er. año escolar, 11 %.

Promedio de repetición en 1er año de secundaria 40%.

Promedio de asistencia insuficiente (ausentismo) en primaria 40%,

Promedio de asistencia insuficiente (ausentismo) en secundaria 50%.

Porcentaje de egreso sobre el total de ingresos de secundaria 35%

En mi práctica profesional y mediante el intercambio con colegas y docentes del nivel terciario, puedo además acotar  la deficiente formación de quienes han logrado permanecer dentro del sistema y hoy estando dentro de una franja etaria de entre 18 a 30 años, se encuentran en búsqueda activa de empleo o intentando realizar una carrera terciaria.

El problema no está únicamente en el contenido educativo y su adecuación, en la asignación de recursos o en la formación docente, está también en la actitud de  los estudiantes, las familias, los docentes, en la actitud de las autoridades del sistema educativo y toda la sociedad en tanto esta es quien admite la situación y la respalda en función de intereses creados, prioridades inadecuadas o falta de seguimiento y mejora de los proyectos implementados.

La falta de conciencia social respecto al estado de la educación y la falta de consenso respecto a la necesidad de realizar un cambio cualitativo es un tema de todos.

Hace ya un tiempo que escuchamos a los voceros de los diferentes grupos políticos partidarios decir que “les preocupa el deterioro de la educación” pero no les escuchamos decir que “les ocupa”.

Hace ya un tiempo que diferentes actores sociales reclaman medidas estratégicas para mejorar el estado de la educación y su adecuación al país y el mundo en que vivimos, pero del mismo modo otros esgrimen enfáticamente que no hay verdaderos problemas comparativamente con otros países latinoamericanos y que el país tiene que ocuparse de otros sectores que efectivamente son nodales para el desarrollo del mismo.

Este deterioro progresivo y cuya duración implica ya a dos generaciones de estudiantes afecta a la población activa y la formación terciaria.  Esto no es un hipótesis es una realidad contrastada.

Dado todo lo expuesto, dejo en manos de los lectores la capacidad de análisis, de crítica y un principio instigador esperando  que el título de esta reflexión se transforme en una mera sentencia alarmista y no un triste diagnóstico fatal.

“Si cree usted que la educación es cara, pruebe con la ignaorancia”

Derek Curtis Bok (educador y ex Presidente de la Universidad de Hardvard)

 

Buen comienzo de semana! 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s